pieles no

pieles no
Pieles NO

miércoles, 24 de mayo de 2017

Historia de la lejía

Un testimonio escrito muy antiguo nos da cuenta de que ya se blanqueaba la ropa hace 5.000 años, aunque el proceso era largo y pesado y requería un espacio considerable, a menudo campos enteros, en los que se tendía la ropa al sol para blanquearla y secarla.
En el año 3.000 a.C., los egipcios  tenían en gran estima los tejidos de lino que fabricaban, y estas telas, en su estado natural algo parduscas, las empapaban en lejía fuertemente alcalina. El tiempo de inmersión era crítico para evitar que la tela quedase hecha jirones.
En el siglo XIII, los holandeses ocuparon el primer lugar en técnicas de blanqueo,y mantuvieron casi un monopolio de esta industria hasta el s. XVIII.La mayor parte de los tejidos europeos que iban a utilizarse para confeccionar ropas blancas se enviaban primero a Holanda para su blanqueo. El método holandés apenas era un poco más perfeccionado que el de los antiguos egipcios.
Los tintoreros holandeses sumergían las telas en lejías alcalinas hasta cinco días, y después las lavaban con agua y las tendían de dos a tres semanas en el suelo para secarlas y que les diera el sol. Todo el proceso se repetía cinco o seis veces y después para detener en forma permanente el efecto corrosivo de la solución alcalina, ésta era neutralizada bañando el tejido en una sustancia ácida como la leche agria. El proceso requería campos enteros y duraba varios meses.



A principios del s. XVIII los ingleses blanqueaban ya por su cuenta partidas de tejidos. La única diferencia en su método consistía en la sustitución de la leche agria por ácido sulfúrico diluído. . Sin embargo, se necesitaba un producto blanqueador más práctico, y varios químicos intentaron conseguirlo. En 1774, el investigador sueco Karl Wilhem Scheel dio con el producto básico cuando descubrió el cloro, pero fue otro  químico, el conde Claude Louis Berthollet , que dos décadas más tarde sería nombrado consejero científico de Napoleón quien descubrió que este gas, disuelto en agua, poseía un enorme efecto blanqueador.



En 1785, Berthollet anunció la creación  de la "Eau de Javel", una solución potente que él perfeccionó haciendo pasar cloro a través de una mezcla de cal viva, potasa y agua, pero la eau de Javel nunca fue embotellada y vendida.  Todo blanqueador profesional de la época tenía que combinar sus propios ingredientes desde buen principio, y el cloro era sumamente irritante para las mucosas de los ojos, la nariz y los pulmones.Este  proceso de blanqueo requería menos tiempo y espacio, pero suponía un peligro para los operarios.


Esta situación mejoró en 1779 cuando Charles Tennant, un químico de Glasgow, descubrió la manera de transformar el agua de Javel en unos polvos que solo tenían que unirse a la colada. Estos polvos no solo causaron una revolución en la industria del blanqueo, sino que además transformaron el papel de escribir corriente. Durante siglos éste había sido de un color pardo amarillento, pero el hipoclorito blanqueador de Tennant permitió obtener las primeras hojas de papel de un blanco puro. En 1830 Gran Bretaña por si sola producia 1.500 toneladas anuales de blanqueador en polvo.
El blanco nunca había sido tan blanco.

 

sábado, 20 de mayo de 2017

viernes, 19 de mayo de 2017

San Agustín era gay

historia



354-430 d.c.Nacido en Tagaste, Numidia (hoy Algeria),hijo de un oficial romano y pagano, y de Santa Mónica. De chico no fue bautizado ni recibió una educación cristiana.Por supuesto, no van a encontrar en ninguna biografía de la Iglesia Católica rastro alguno de sus relaciones homosexuales, pero antes de dedicarse a la filosofía vivió en Cártago y mantuvo una relación con un joven cristiano conocido de su niñez. En sus Confesiones describe esta relación como "dulce, más allá de lo más dulce que jamás he experimentado". El joven murió tras una enfermedad. Agustín creía que Dios era el causante de esta muerte, para apartar al joven de "la locura a la que Agustín lo empujaba". San Agustín es considerado uno de los padres fundadores de la Iglesia Católica como existe hoy, Agustín defendió y marcó la gran prohibición cristiana a todas las expresiones físicas de amor que no resultaran en hijos

domingo, 14 de mayo de 2017

La reencarnación

Probablemente la más conocida, si no las más respetada, recogida de datos científicos que parecen proporcionar pruebas científicas de que la reencarnación es real, es un trabajo de toda una vida el del Dr. Ian Stevenson. En lugar de depender de la hipnosis para comprobar que un individuo ha tenido una vida anterior, en su lugar optó por reunir miles de casos de niños que de forma espontánea (sin hipnosis) recordaban una vida pasada. El Dr. Ian Stevenson utiliza este enfoque, porque los espontáneos recuerdos de vidas pasadas en un niño pueden ser investigados mediante estrictos protocolos científicos. La hipnosis, aunque son útiles en la investigación de las vidas pasadas, es menos fiable desde una perspectiva puramente científica. Con el fin de recabar datos, el Dr. Stevenson metódicamente documenta las declaraciones de una vida anterior del niño. Luego se identifica a la persona fallecida que el niño recuerda haber sido, y verifica los hechos de la vida de la persona fallecida que coinciden con la memoria del niño. Incluso coincide con las marcas de nacimiento y defectos de nacimiento de las heridas y cicatrices en el fallecido, certificado por los registros médicos. Sus métodos estrictos de manera sistemática descarta todas las posibles explicaciones “normales” de los recuerdos del niño.

 
A mí esto de la reencarnacion no me gusta demasiado. Prefiero que cuando me muera me dejen descansar, y lo ideal sería poder volver a tus seres queridos, incluyendo a mis perros, gatos, canarios, etc. que han compartido parte de mi vida. Además, aunque uno olvida sus vidas pasadas, lo pasó mal, y también bien, pero no tengo ganas de volver a experimentar lo fatal que lo pasé en algunas ocasiones. Que me dejen tranquila, vaya. Cuando uno vive siempre está haciendo cosas, de la mañana a la noche, aunque tenga una vida regalada. Yo ya estoy harta de tanto trasiego, pues mi vida ha sido interesante, demasiado a veces, y cuando lo he pasado mal ha sido hasta el límite, y cuando bien, también al máximo.
Quiero liberarme del maldito samsara.
En el Evangelio también se cree en la reencarnación. Hay un pasaje en que los discípulos de Jesús le preguntan si él es Moisés o Elías.
Esto está en el Evangelio pero ahora no tengo ganas de buscarlo ni de reproducirlo textualmente aquí.Sorry
Yo conocía a un misionero que pasó su vida en la India y contaba que allí se estudia la reencarnacion en las universidades, todo el mundo cree en ella y hay pruebas de que niños pequeños recuerdan de sus vidas anteriores los amigos y la familia que tenían, y luego han ido a ese sitio que el niño decía y allí se encontraban con que todo lo que les había dicho de su familia y vida anterior era verdad.
Yo siempre pensé que este jesuita también creía en ello, pero que no lo decía abiertamente por ser un cura católico.
El Dr. Stevenson ha dedicado los últimos cuarenta años a la documentación científica de los recuerdos de vidas pasadas de niños en todo el mundo. Cuenta con más de 3.000 casos en sus archivos. Muchas personas, incluso los escépticos y los académicos, están de acuerdo en que estos casos ofrecen la mejor evidencia hasta ahora de la reencarnación.
Las credenciales del Dr. Stevenson son impecables. Él es un doctor en medicina y tenía muchos artículos académicos en su haber antes de que comenzara la investigación paranormal. Él fue jefe del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Virginia, y Director de la División de Estudios de la Personalidad en la Universidad de Virginia.

 
La idea de que algunos niños de edades entre tres o cinco años no sólo recuerden una existencia anterior, sino que además puedan identificar a sus seres queridos en ella, golpea a la mayoría de los occidentales y al ser tan extraño obliga a la incredulidad. Tal vez por eso el investigador más destacado del mundo en este fenómeno, el Dr. Ian Stevenson, ha tenido tan poca atención.
Desde finales de los años sesenta el Dr. Ian Stevenson, ha documentado casos en la India, África, el Cercano y el Lejano Oriente, Gran Bretaña, Estados Unidos y otras partes, en los que niños pequeños han asombrado a sus padres con detalles precisos sobre las personas que afirman haber sido. Algunos de estos niños han reconocido sus antiguos hogares y barrios, así como amigos y familiares que aún vivían. Recordando los acontecimientos de sus supuestas vidas anteriores, entre ellos la muerte a menudo violentas. A veces, sus marcas de nacimiento se asemejan a las cicatrices que corresponden a las heridas que provocaron, según ellos, la muerte.
Sus estudios son escrupulosamente objetivos y metodológicamente impecables. El fallecido Herbert S. Ripley, ex-presidente del departamento de psiquiatría de la Universidad de Washington en Seattle, señaló: “Tenemos la suerte de tener a alguien de su habilidad y alta integridad investigando esta controversial área.” El Dr. Harold Lief escribió en el Journal of Nervous and Mental Diseases: “O él está cometiendo un error colosal, o será conocido como el Galileo del siglo XX”.
Por Orden del Emperador – Cap. III. Los Científicos y la Reencarnación:

jueves, 11 de mayo de 2017

Los mas altos y los mas bajos del planeta

indias guatemaltecas
Los hombres holandeses y las mujeres letonas son las personas más altas del mundo. Así lo afirma una investigación del Imperial College de Londres (ICL), que ha tenido en cuenta datos de 187 países desde 1914. El holandés medio alcanza una altura de 183 centímetros, mientras que las letonas miden, 170 centímetros de media.
Por contra, los hombres más bajos del planeta, que miden una media de 160 centímetros, se encuentran en Timor Oriental, y las mujeres más bajas, de 150 centímetros de altura, son las de Guatemala. En España, los hombres se sitúan en el número 41 del ránking mundial, con una altura media de 177 centímetros, mientras que las mujeres están en el puesto 44, con una altura media de 163 centímetros. La investigación también señala que quienes más han crecido en el último siglo son los hombres iranís y las mujeres sudcoreanas.

En el estudio llevado a cabo los científicos han constatado que en las últimas décadas ha dejado de aumentar la altura media de los ciudadanos de diversos países, la mayoría de los cuales registró un incremento a principios del siglo XX. Estados Unidos fue uno de los países ricos que primero notaron ese estancamiento, un patrón que también han seguido el Reino Unido, Finlandia y Japón, entre otros.
En 1914, los hombres estadounidenses eran los terceros más altos del mundo y las mujeres las cuartas, mientras que ahora ocupan el puesto número 37 y 42, respectivamente. En cambio, España, Italia y diversos países de Lationamérica están todavía incrementando la altura media de sus ciudadanos, según los investigadores, que apuntan a la nutrición y los factores medioambientales como factores clave para el crecimiento, junto con características genéticas individuales.

 
Los hombres más altos del planeta están en Holanda y Letonia, y los más bajos en Guatemala


Hombres holandeses

 

martes, 9 de mayo de 2017

Fotos de animales guay (no el horror de más abajo)

Dos huerfanitos que amistaron. Oveja y Ternero

Perra adopta patitos

Supercaballo

Conejazo


Violar animales en España no es delito

al no ser "sujetos jurídicos". O sea, que están considerados como cosas, al revés que en los países civilizados.
Esta bárbara costumbre, o mejor dicho, pasatiempo para degenerados, ha ocurrido siempre. Hasta en la Biblia se condenan estas prácticas horribles.
Eran corrientes en los pueblos nómadas que se dedicaban al pastoreo, pero es que últimamente esta perversión sexual se he extendido a toda clase de animales, sobre todo perros, gatos y hasta gallinas.!
Las Protectoras de animales y asociaciones similares están reuniendo firmas para que estas barbaridades, perpetradas por sádicos (y luego se llama bestia o animal, al que hace una animalada...)sean castigadas con penas de cárcel y dejen de ser las pobres bestias torturadas con toda impunidad.